Aumento de gluteos

Introducción

Nosostros realizamos la gluteoplastia de aumento con implantes de gel muy cohesivo, intramuscular o submuscular, para lograr un resultado estéticamente muy natural y armonioso. Obviamente dicho resultado dependerá de la forma de los gluteos y tipo de piel. No es lo mismo, la persona que tenga los gluteos poco desarrollados pero con piel lisa a la que tenga flaccidez, celulitis con hoyuelos y gluteos descolgados, ya que aquí no realizamos pexias o subidas, como ocurre en las mamas, para no dejar cicatrices. El caso ideal, por tanto, es la persona que tenga buena forma pero poco desarrollada, con piel lisa y turgente.

Técnica Quirúrgica

Lo primero que hacemos es dibujar las líneas de referencia con el paciente de pie, ya que la prótesis va a quedar justo por encima de la línea de sentada.

            La intervención se puede realizar con anestesia general o epidural y suele durar 2-2.30h. Se realiza una incisión vertical de 4-5 cm. en el pliegue intergluteo, y a partir de aquí, separamos las fibras musculares del gluteo mayor de cada lado, para hacer los bolsillos y alojar las prótesis. Al finalizar la intervención se dejan drenajes y se realiza la sutura por planos e intradérmica con monofilamento. A continuación se coloca la faja de presoterapia y se coloca la paciente bien boca a bajo o bien hacia arriba con almohadas lumbares  debajo de las piernas.

            Al día siguiente, se retiran los drenajes y se puede dar de alta al paciente con su tratamiento antibiótico y analgésico.Es molesto los primeros días,aunque menos que las prótesis de mama. A las dos semanas retiramos la sutura intradérmica (simplemente tirando del hilo) y ya puede ir haciendo más ejercicio y apoyo sobre los gluteos de forma progresiva.

Preguntas Frecuentes
¿Es mejor las prótesis o el relleno de grasa?
Posibles Complicaciones

            Aunque nosotros no hemos tenido complicaciones, se pueden dar las inherentes a cualquier intervención quirúrgica (hematoma, seroma, infección…), es normal que haya equímosis o cardenales durante las 2 ó 3 primeras semanas.

            Como hemos comentado, nuestros pacientes no se quejan de dolor importante, porque no seccionamos las fibras musculares que se insertan en el sacro, sino que simplemente las separamos y por ahí hacemos el bolsillo, con lo cual la recuperación es mucho más rápida.