BLEFAROPLASTIA (Intervención de los párpados)

Introducción

          El envejecimiento de los párpados (piel sobrante) y las bolsas de grasa, son un proceso progresivo de deterioro, que cambia la expresión de la mirada y de la cara y no siempre va relacionado con la edad.

            En el párpado superior el exceso de piel a veces cuelga hasta tapar las pestañas, y por la parte lateral aumenta la “pata de gallo”, con o sin bolsas de grasa concomitantes.

            En el párpado inferior son más llamativas las bolsas de grasa (sobre todo en los hombres) con o sin piel sobrante manifiesta. Para comprobar las bolsas de grasa basta tan sólo con presionar ligeramente el globo ocular.

            Todos estos cambios en los párpados producen en la persona un aspecto de cansancio, enfermedad, tristeza, depresión, que no corresponden con el estado anímico y de salud real.

            Antes de operar hay que preguntar al paciente si tiene algún problema ocular: ojo seco, lagrimeo, glaucoma, hipertiroidismo…que pueda acentuarse con la intervención o condicionar el resultado previsto.

Técnica Quirúrgica

         La Blefaroplastia superior es un técnica muy simple que se puede realizar con anestesia local. Se dibuja y se extirpa la piel sobrante junto con las bolsas de grasa (2 compartimentos) y tras hacer hemostasia preferimos hacer una sutura intradérmica con monofilamento muy fino, para evitar los pequeños quistecitos de Milia (de grasa) que pueden aparecer en los orificios de los puntos. La fina cicatriz queda escondida en el pliegue del párpado.

            En el párpado inferior hay que valorar dos conceptos: si hay bolsas de grasa, si hay piel sobrante claramente o ambas cosas. Lo primero que hay que dejar claro al paciente que consulte por ojeras, es que la coloración de la piel (morada u oscura) no tiene tratamiento.

            Si existen bolsas de grasa pero todavía la piel se conserva más bien turgente o elástica, entonces extirpamos las bolsas de grasa (3 compartimentos) por vía transconjuntival (por dentro del párpado) sin ninguna incisión visible exterior.

            Si existe piel en exceso entonces hacemos la Blefaroplastia inferior por vía externa, con una incisión a 2-3 mm. del borde de las pestañas; se extraen las bolsas de grasa y se hace un pequeño lifting del párpado inferior, estirando ligeramente hacia el extremo o canto externo del ojo, donde extirpamos, de forma moderada, la piel sobrante. También hacemos sutura intradérmica.

            La blefaroplastia inferior, sóla o junto con la superior, la realizamos con anestesia local y sedación o bien con anestesia general si el paciente lo prefiere o se hace junto con un lifting de cara-cuello u otra intervención.

            El posoperatorio no es nada doloroso, sólo molesto e incómodo por la equímosis (cardenales) e inflamación. Ponemos antifaz frío en las primeras horas y la cama elevada, para que no haga tanto edema. Prescribimos lavados oculares con suero fisiológico durante los primeros días. Las suturas intradérmicas se retiran a los 8-9 días y ya la paciente se puede maquillar si quiere con un filtro solar incorporado y gafas de sol cuando salga a la calle.

            La Blefaroplastia es una intervención sumamente agradecida ya que las lineas de cicatriz se borran en unos meses y devuelve a la expresión ese aspecto juvenil y de alegría que había perdido.

Preguntas Frecuentes
¿Me tapan los ojos después de la intervención?
¿Cuánto duran los resultados de la intervención; vuelven a aparecer las bolsas?
Posibles Complicaciones

         En el posoperatorio inmediato pueden aparecer mas o menos cardenales o moratones en anteojos que pueden hacerse más manifiesto en algun ojo si el paciente duerme de ese lado. El paciente que padece de “ojo seco” puede requerir lavados con suero fisiológico durante más tiempo para mantener los ojos hidratados junto con colirios o cremas oculares. En el caso de las secuelas de hipertiroidismo (ya curado) con oftalmopatía, los ojos mejoran bastante porque descomprimimos la órbita de grasa y la dejamos a menor tensión, no haciendo tanta protrusión los globos oculares, aunque los músculos oculares siguen infiltrados por lo que el trastorno de los movimientos oculares no mejora.

            A medio plazo si se extirpa mucha piel del párpado inferior puede traccionar hacia abajo dando el efecto de “ojo de pez”, sobre todo en pacientes con “ojo redondo” (el ideal es el “ojo almendrado”), dando la sensación de ojo operado. Por eso en ojos redondos es mejor realizar en el párpado inferior sólo la extracción de bolsas de grasa por vía transconjuntival.

            Los pacientes con “bolsas malares” (debajo del párpado inferior en el borde del malar) por acúmulo de líquido (no de grasa),aunque mejoren al estirar la piel y quitar las bolsas de grasa, dichas bolsas malares van a seguir rellenándose de líquido, por lo que hay que advertírselo de antemano. Si las bolsas malares son muy acentuadas es mejor extirparlas directamente y hacer una sutura intradérmica.

            En personas mayores,la orbita con la edad, se va esqueletizando con el reborde óseo muy marcado, al perder la grasa que le da aspecto juvenil a la cara y descolgarse los tejidos; independientemente que podamos mejorar el párpado inferior al estirar algo la piel, no es cuestión por tanto de extraer mucha grasa ya que podemos acentuar dichas ojeras al dejar los ojos más hundidos. En todo caso podemos anclar las bolsas de grasa en el reborde orbitario para mejorar dicho aspecto.