Lifting de cara interna de piernas y de brazos

Introducción

Este tipo de intervención suelen solicitarla las pacientes que han perdido peso y que ya no tienen buena elasticidad de piel. Obviamente, cuanto mayor sea el defecto, más espectacular será el resultado.

Técnica Quirúrgica

          El lifting de piernas se realiza con anestesia general o epidural. Previamente se pinta al paciente de pie, la media luna en el contorno inguinal, que va a ser extirpada.

            Una vez extirpada la piel sobrante la fascia del colgajo se ancla bien en el periostio para que sea más duradero el resultado y se realiza sutura por planos e intradérmica con monofilamento, alo largo del pliegue inguinal, que se extrae a las 2 semanas, al igual que la sutura de la abdominoplastia, pero a diferencia de ésta, hay que tener en cuenta que en el lifting de piernas estamos trabajando en contra de la gravedad; es decir el colgajo tiene que sujetarse hacia arriba, por lo que con el tiempo es más fácil que se descuelgue algo la cicatriz. Aun así es una intervención muy agradecida porque se elimina esa piel descolgada que acompleja tanto.

            En el lifting de brazos se dibuja una elipse de piel en la cara inferior del brazo, con disminución progresiva hacia el codo y la axila, donde se suele hacer algún tipo de plastia, para mejorar el resultado. No es aconsejable extirpar demasiada piel en el centro del brazo para no dejar mucha tensión en el centro que distorsione la estética, ya que no podemos quitar la misma cantidad en los extremos. Se realizan las misma suturas que en el lifting de piernas y se retiran a las 2 semanas.

            Tanto en las piernas como en los brazos podemos dejar drenajes aspirativos, durante 24h. si lo consideramos necesario y también se puede realizar lipoescultura concomitante, si es necesario, para mejorar el resultado. En ambos casos se aconseja faja de presoterapia durante 3 semanas.