Mastopexia

mastopexia perareolar 1
mastopexia periareolar resultado 1b
mastopexia vertical 2
mastopexia vertical resultado 2b
mastopexia en T invertida 3
mastopexia en T invertida resultado 3b

Introducción

La mastopexia o subida de pecho es la técnica por la que corregimos las mamas ptósicas o caidas, bien después de embarazos, bien después de adelgazamiento o bien simplemente de forma fisiológica. La cuestión es que la piel, en algunas personas, es de peor calidad y por cualquiera de estas razones pierde elasticidad y cede, lo mismo que en otras zonas como el abdomen o la cara. Obviamente hay que extirpar esa piel que sobra, lo cual conlleva más lineas de cicatriz que la maoplastia de aumento simple.

Técnica Quirúrgica

Si la ptosis es muy leve o pseudoptosis (mamas de implantación más baja) y tiene poco pecho, puede que sea suficiente con colocar unas prótesis anatómicas que suben algo la areola-pezón y si es necesario hacer una ligera pexia periareolar.

Un mayor grado de ptosis conlleva una pexia más importante. Si la paciente se recoge la piel sobrante de la mama en el polo inferior y se la sigue notando vacía, estaría indicada una pexia con prótesis.

La pexia puede ser: periareolar, periareolar y vertical, o bien periarolar y en T invertida o en ancla. Lo importante es dejar la mama con la mejor forma posible, aunque conlleve algo más de cicatriz. Hay cirujanos que prefieren hacer una pexia importante tan sólo con una cicatriz periareolar (en donuts), lo cual no deja una forma bonita de la mama y una areola deforme con una cicatriz inestética.

Otros perfieren en una ptosis importante ahorrarse la cicatriz del surco, que es la que menos se ve, dejando una cicatriz larga vertical que atraviesa los límites del surco submamario, con la esperanza de que, con el tiempo, se vaya conformando la mama. También hay otros cirujanos que si tienen que poner prótesis, además de la pexia, prefieren hacerlo en un segundo tiempo, con lo que eso conlleva: otra anestesia, otro gasto económico…

Nosotros lo realizamos todo en el mismo acto quirúrgico; primero introducimos la prótesis, después recogemos la piel sobrante y pintamos, para realizar la pexia a continuación y dejar las mamas con la forma más bonita posible.

La intervención dura de dos a tres horas, dependiendo si lleva o no prótesis y del tipo de pexia que vayamos a realizar.Dejamos drenajes, fundamentalmente si hay prótesis, que se retiran al día siguiente,y la paciente se puede marchar a casa con su tratamiento analgésico-antibiótico. Si no lleva prótesis puede marcharse a casa en el mismo día, si la paciente lo desea y se opera por la mañana.

A partir de las dos semanas, que es cuando retiramos las suturas intradérmicas, las mamas tienen ya buena forma, aunque seguirán mejorando en los primeros meses y las cicatrices hasta el año y medio, incluso en algunas personas llegan a borrarse.

Posibles Complicaciones

A corto plazo puede producirse la dehiscencia de algún punto, por la tensión de la piel, que no conlleva más importancia porque cicatriza pronto.

A largo plazo, en pacientes con mala calidad de piel, ésta puede ceder, sobre todo si hay cambios de peso o embarazo y precisar algún retoque, que muchas veces se puede realizar con anestesia local.